Quiltro

La identidad Chilena es una mixtura de culturas a las que cuesta seguirles la huella. Somos el resultado del cruce de muchos mitos y el Quiltro, es un ícono de esta idea. Huérfano y de origen indescifrable.  Estas piezas son una serie, que son parte de la colección Quiltro, primera muestra organizada por Joya Brava, en la que nos propusimos investigar y reflexionar en torno a la identidad. 

Intemperie

 

Esta colección toma el nombre de un concepto acuñado por Roberto Bolaño en su libro Entreparéntesis. En él plantea la idea de que los artistas para ser libres, encontrar su verdadero camino y acercarse a la realidad tenían que dejar sus comodidades materiales y espirituales para buscar nuevos territorios simbólicos, acceder a la libertad creativa.

Esta colección marca un cambio radical en mi obra en el sentido de  tomar distancia de lo que acostumbraba a ver como joyería, para empezar a trabajar desde algo que atraviesa toda mi trayectoria; la subjetividad.

Esta propuesta gira en torno a la obsesión de las cajas, cofres, relicarios, todo lo que tiene que ver con la poética de guardar, los rincones, el secreto, eso que es tan valioso y que nos da sentido.

Hay en estas piezas algo de juguete, de armables, una necesidad de cargar de historia estas joyas que desafían su definición, lo importante es ese relato que encierran, ese mundo por descubrir.

Misterio y Ministerio

 

En el libro Poética del Cine, Raúl Ruiz nos hace una metáfora para enseñarnos su visión del arte, las utopías en la sociedad, en ella plantea la idea de dos equipos en competencia: Misterio y Ministerio. Y al tomar el camino del arte y al hacer mía la tarea de difundir lo relacionado con la creación, expresión en joyería, entendí que mi camino es el de Misterio. En esta colección quise ser consecuente con esta idea.

Evocar el paso del tiempo,  sentir que han pasado tantos años, vidas que rieron, soñaron, sufrieron. Estas piezas son pequeñas medallas de ese pasado inconmensurable, cargado de batallas cotidianas. Retazos de madera, alambres, amarraras, micro construcciones, frágiles, mínimas, la desesperación de conservar algo.

 

Hay un misterio que resolver, estos objetos, hechos de despojos, plagados de las huellas del cadáver qué hay que descifrar. Somos detectives que vamos en busca de la verdad que nos dejo el tiempo, la tormenta, el incendio, el olvido. Hasta en el más pequeño rastro encontraremos restos de lo humano, lo vivo.

 

 

Lloraría a Mares

“Los chilenos somos tristes”, nos dice Raúl Ruiz. Esta tristeza chilena es el punto de partida de este trabajo. Las piezas adquieren su forma desde el imaginario simbólico de cofres contenedores de lágrimas; y sus textos y diseños nacen del cruce entre la resistencia de la artesanía y su tradición -representada en la greda de Quinchamalí y su técnica cien por ciento manual, heredada y ancestral- y la resistencia política; evocada en la figura de Ana González de Recabarren, luchadora emblemática de los derechos humanos y la memoria de los detenidos desaparecidos en Chile, cuyas palabras son también, protagonistas de esta colección.

Los recipientes que guardan -o por lo menos intentan guardar- estas lágrimas, son los elementos que evocan este mundo cargado de olvido, lucha silenciosa y latente. Son un símbolo de cómo veo el alma de Chile. Son recipientes que nacen desde la tierra. Son resistencia: desde la artesanía y desde la búsqueda de justicia. Agradezco profundamente el trabajo de Gabriela García y Victorina Gallegos, artesanas de Quinchamalí con las que tuve la oportunidad de conocer, aprender y vivir un proceso creativo y humano muy importante para este trabajo, y dedico esta muestra a Ana y a mi noble oficio: en ambos se hace tangible la pasión de la memoria y la persistencia.

 

 

Pieles de Agua

 

En la colección Pieles de Agua Caco Honorato trabaja  metáforas de piel, piezas en papel en un esqueleto  de cobre, frágiles,  erosionadas por agujeros, cortes,  vestigios de algo que fue.  El titulo nos da un giro en la metáfora, esta es una piel de agua, algo inasible, se nos escapa, lo que vemos es el esqueleto, una piel como de insecto que quedo abandonada  de otra vida.

Sus formas están a medio camino entre lo orgánico y y una cosas construida, estas piezas quieren ser más que lo material que vemos, estas piezas están cargadas de fantasmas.

¿Por qué la piel?

Es nuestra barrera con el mundo, el lenguaje no hablado el del cuerpo se podría resumir a una piel sensible, una piel que siente, el mundo de las relaciones con lo social, las personas, está en la piel. El sicoanalista Didier Anzieu planteaba la existencia de una piel síquica, esa piel virtual que nos contiene, al igual que la piel física e impide nuestra disolución, el que exista una conciencia del yo.

En pieles de agua lo que luce como objeto portable no es una joya que durara muchos años, estas piezas hablan de algo humano, efímero, algo que hay que cuidar, se transforman en partes del cuerpo, objetos que desnudan con su subjetividad.

Joyería Contemporánea

Caco Honorato

Centro Cultural La Casa de sol

Antonia López de Bello 80

Barrio Bellvista, Santiago

  • Facebook Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now